La por

Posted by on mai 17, 2015 in Plenitud | 5 comments

La PorCreieu en els fantasmes? Així començava un cafè-tertúlia al qual vaig assistir aquesta setmana.

Si la pregunta us ha fet reflexionar, probablement haureu anat més enllà de la imatge dels fantasmes de llençol blanc.

La fantasmagoria de la nostra ment és tan poderosa que ens podríem passar dies escrivint sobre tot el que ens genera por. Com ara…

  • La incertesa.
    • Acabar una relació que no ens porta enlloc per por a estar sols.
    • No creure’s capaç de fer una determinada feina.
  • Que li passi algun accident al nostre fill/a.
  • Contradir a algú per témer el conflicte.

I la llista podria seguir i seguir…

La por és quelcom construït de manera subjectiva. Com a psicòloga tendeixo a anar a les teories tradicionals que refereixen la por a una de les emocions bàsiques i, per tant, a considerar-la adaptativa, ja que t’avisa de quelcom que potser has d’evitar per cuidar la teva pròpia vida. Ara bé… El tema aquí és on posem el límit de tenir por?

El que està clar és que donar-li espai a la por és obrir la caixa dels llamps i trons i el que pot generar por per uns no ho genera pels altres. Novament tornem a la idea de construcció mental com a éssers humans que som, amb consciència, sentit del temps cronològic i llenguatge, amb tot el que això comporta.

És per això mateix que em va encantar la pregunta sorgida al cafè-tertúlia:

Ens ajuda realment la por?

És més, ens ajuda inclús anomenar-la por?

El coaching va de trencar esquemes, de canviar perspectives, d’atrevir-se i de sentir-se més viu i, per tant, qüestionar-se aquestes preguntes per CONSTRUIR quelcom nou té a veure amb obrir camins.

Compte amb deixar-se endur per la trampa perfecte construïda pel nostre ego, aquesta part nostra que sempre vol tenir sota control el que ens envolta i des del nom de la por ens diu: “no, per aquest camí no passis”, “no, d’aquesta persona no te’n refiïs”.

D’aquesta manera ens perdem tot un camí de possibilitats i d’exploració, del món que ens envolta i també de les nostres pròpies capacitats. Perquè mentre no ens atrevim per la por a saltar lluny estarem perdent la possibilitat de sentir-nos més vius.

Per alguna cosa em va quedar donant voltes la següent frase…

 “la por ens treu la llibertat de viure”

 

5 Comments

  1. Clàudia, felicitaciones por el texto y por la foto elegida.

    Me gustan tres frases sobre el tema del límite del miedo:

    El miedo es parte de la vida. Algunas personas no saben cómo hacerlo frente. Otras, y yo estoy en medio de ellas, aprenden a vivir con ello y no considerarlo negativamente, sino como un sentido de auto preservación. (Ayrton Senna)

    Lo realmente importante es luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla, perder con dignidad y atreverse de nuevo. La vida es maravillosa si no se le tiene miedo. (Charlie Chaplin)

    Evitar la felicitad con el miedo que se acabe es la mejor manera de tornarse infeliz. (Albert Einstein)

    Que sigas inspirando y haciendo a la gente reflexionar.

    Petò.

  2. Gracias Ricardo por enriquecernos con estas frases. La primera me ha llevado a pensar cómo el miedo nos recuerda que somos humanos, frágiles, sin este sentido de omnipotencia con el que tropezamos a veces.

    Y… me he quedado con una curiosidad: ¿Cuál sería tu frase sobre el miedo?

    • Clàudia se adelanto a mi petición.
      Disculpa mi atrevimiento Ricardo, pero mientras te leía pensaba que también me gustaría leer una frase y que al final de ella, entre paréntesis, apareciera tu nombre.
      Un saludo.

  3. Hola Claudia!
    Hoy leí tu reflexión y como un efecto dominó me ha hecho mirar para atrás en mi vida, ver los errores que he cometido y cómo también algunos se han transformado en miedos. Sin embargo, al unir los puntos o etapas que han tenido como clímax los miedos, creo que en circunstancias me han impulsado y en otras me han paralizado. En este último, en la parálisis, es cuando le damos espacio a los fantasmas que no nos dejan en paz hasta que entramos a la llamada zona de confort (cuando vencemos nuestros miedos y nos sentimos bien en nuestro estado actual), muchas veces sin darnos cuenta y en otras cuando trabajamos o nos aferramos a nuestras pasiones… No sé si nos alejamos de los “miedos paralizantes” o realmente estos se acomodan a nuestro sentir de tal forma que los aceptamos de manera inconsciente y casi tragicómicamente, haciéndonos más sabios de la vida o tal vez mas tolerante a ella… Lo anterior, nos configura como personas y nos hace distintos, cada uno tiene fantasmas/miedos que perpetúan nuestra historia de vida, sin los fantasmas no habría historia, no seríamos nosotros, tenemos la dicha o la desdicha de ser los únicos seres que creamos o destruimos fantasmas de nuestras experiencias y que nos llevan a explorar nuevas vivencias o desafíos personales.

    Junto a tu reflexión pensaba en que sería lo opuesto a los miedos y lo más claro es la felicidad. Definitivamente si queremos vencer miedos debemos pensar en que nos hace feliz, qué caminos nos hacen felices para salir a flote en momentos malos. Y eso esta dentro de uno, sólo de uno, de nadie más.

    “Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma” Carl Jung.

    Un abrazo grande Claudia!

    • Gracias por tu comentario Manuel. Cómo se nota que te has ido a tu historia personal. Me gusta que hayas traído este concepto y las implicaciones que tiene, porque justamente ahí, en el pasado, es dónde radica en parte la fuente de nuestros miedos. Ojo con eso…

      Y en cuanto a la zona de confort, un matiz sobre el concepto. No tiene que ver con la aceptación, sino con el adormecimiento y como tal a eso tan común del ser humano de acostumbrarse a lo conocido (incluso aunque le disguste). El miedo a dejar “algo que conozco” es tan fuerte que a veces te ancla durante demasiado tiempo. Y, la zona de las posibilidades, la mágica y la de la felicidad está más allá de ella.

Leave a Reply to Ricardo Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Website Protected by Spam Master