The fear

Posted by on May 17, 2015 in Plenitud | 5 comments

La PorDo you believe in ghosts? This was the beginning of a “story-telling café” I went to this week.

If the question makes you think about ghosts you will probably go beyond the image of the white sheet ghosts. The phantasmagoria of our mind is so powerful that we could spend days writing about all which creates fear to us. For example…

  • Uncertainty.
    • To break up a relationship that is taking you nowhere, only for the fear of feeling lonely.
    • Not feeling confident enough for a certain job.
  • Something bad that could happen to our son/daughter.
  • To contradict someone for the fear of conflict.

The list is long, and I could go on…

Fear is something created from our minds. As a psychologist, I tend to explain fear based on the psychological theories, that is, fear is considered as a basic emotion. From this perspective, you can perceive fear as an adaptative function. Therefore, it helps you to prevent something that can be life-threatening. Well, the issue here is: where do we put the limit to fear?

Clearly, to give fear a space is like opening a can of worms. And what creates fear to someone else doesn’t create it for others. Again we turn to the idea of mental construction, because of our nature as human beings, withs conscience, chronological time awareness, and language, with all that this entails.  

That’s why I love the question arising from the “story-telling café”:

Does fear help us?

Even more than this, is it helpful calling the fear by this name?

Coaching is about breaking patterns, changing the outlook, daring, and feeling more alive. Thus, through those questions, we will open new paths.

We have to be careful of falling into the trap of our ego, this part of us that always wants to have everything around us under control. Our ego can say in the name of fear: “don’t go this way”, “don’t trust in that person”.

If we keep this trap, we must know that also we will lose a path of infinite discoveries, exploration of the world and awareness of our capacities. Because, until we have the courage to ignore the fear and jump far away, we will miss the oppotunity of feeling more alive. 

Is because of that the next sentence was whirling in my mind…

 “fear snatches the freedom to live”

 

5 Comments

  1. Clàudia, felicitaciones por el texto y por la foto elegida.

    Me gustan tres frases sobre el tema del límite del miedo:

    El miedo es parte de la vida. Algunas personas no saben cómo hacerlo frente. Otras, y yo estoy en medio de ellas, aprenden a vivir con ello y no considerarlo negativamente, sino como un sentido de auto preservación. (Ayrton Senna)

    Lo realmente importante es luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla, perder con dignidad y atreverse de nuevo. La vida es maravillosa si no se le tiene miedo. (Charlie Chaplin)

    Evitar la felicitad con el miedo que se acabe es la mejor manera de tornarse infeliz. (Albert Einstein)

    Que sigas inspirando y haciendo a la gente reflexionar.

    Petò.

  2. Gracias Ricardo por enriquecernos con estas frases. La primera me ha llevado a pensar cómo el miedo nos recuerda que somos humanos, frágiles, sin este sentido de omnipotencia con el que tropezamos a veces.

    Y… me he quedado con una curiosidad: ¿Cuál sería tu frase sobre el miedo?

    • Clàudia se adelanto a mi petición.
      Disculpa mi atrevimiento Ricardo, pero mientras te leía pensaba que también me gustaría leer una frase y que al final de ella, entre paréntesis, apareciera tu nombre.
      Un saludo.

  3. Hola Claudia!
    Hoy leí tu reflexión y como un efecto dominó me ha hecho mirar para atrás en mi vida, ver los errores que he cometido y cómo también algunos se han transformado en miedos. Sin embargo, al unir los puntos o etapas que han tenido como clímax los miedos, creo que en circunstancias me han impulsado y en otras me han paralizado. En este último, en la parálisis, es cuando le damos espacio a los fantasmas que no nos dejan en paz hasta que entramos a la llamada zona de confort (cuando vencemos nuestros miedos y nos sentimos bien en nuestro estado actual), muchas veces sin darnos cuenta y en otras cuando trabajamos o nos aferramos a nuestras pasiones… No sé si nos alejamos de los “miedos paralizantes” o realmente estos se acomodan a nuestro sentir de tal forma que los aceptamos de manera inconsciente y casi tragicómicamente, haciéndonos más sabios de la vida o tal vez mas tolerante a ella… Lo anterior, nos configura como personas y nos hace distintos, cada uno tiene fantasmas/miedos que perpetúan nuestra historia de vida, sin los fantasmas no habría historia, no seríamos nosotros, tenemos la dicha o la desdicha de ser los únicos seres que creamos o destruimos fantasmas de nuestras experiencias y que nos llevan a explorar nuevas vivencias o desafíos personales.

    Junto a tu reflexión pensaba en que sería lo opuesto a los miedos y lo más claro es la felicidad. Definitivamente si queremos vencer miedos debemos pensar en que nos hace feliz, qué caminos nos hacen felices para salir a flote en momentos malos. Y eso esta dentro de uno, sólo de uno, de nadie más.

    “Lo que niegas, te somete. Lo que aceptas, te transforma” Carl Jung.

    Un abrazo grande Claudia!

    • Gracias por tu comentario Manuel. Cómo se nota que te has ido a tu historia personal. Me gusta que hayas traído este concepto y las implicaciones que tiene, porque justamente ahí, en el pasado, es dónde radica en parte la fuente de nuestros miedos. Ojo con eso…

      Y en cuanto a la zona de confort, un matiz sobre el concepto. No tiene que ver con la aceptación, sino con el adormecimiento y como tal a eso tan común del ser humano de acostumbrarse a lo conocido (incluso aunque le disguste). El miedo a dejar “algo que conozco” es tan fuerte que a veces te ancla durante demasiado tiempo. Y, la zona de las posibilidades, la mágica y la de la felicidad está más allá de ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Website Protected by Spam Master