Primer aprendizaje fruto de la pandemia de Covid-19

Posted by on abr 1, 2020 in Sin categoría | 0 comments

«Todo lo que hemos logrado ha incluido la ayuda de alguien. Así que empecemos a pensar más allá del individuo. Pensemos en comunidad”. C. Turro

Como psicóloga social-comunitaria, mi profesión durante años antes de venir a Australia, veo posibilidades de aprendizaje a partir de lo que está aconteciendo con el Covid-19.
Primeramente, veo con entusiasmo la posibilidad de transcender la individualidad para crear sociedades colaborativas basadas en captar las necesidades del otro y generar sistemas de ayuda mutua entre seres humanos, más allá de lo económico. La solidaridad en este escenario surge como algo natural en el que todos nos beneficiamos.

Hemos sido observadores de la decadencia de la comunidad como consecuencia de los procesos de urbanización, industrialización, neoliberalismo y tecnología. La bofetada mundial a causa del Covid-19 nos obliga a mirar que no somos islas apartadas en un océano, sino que todos pertenecemos al planeta tierra y todos compartimos semejantes necesidades, miedos y anhelos. Por tanto, un segundo aprendizaje es el volver a construir el ´sentido de comunidad’. Este implica sentirse perteneciente a una colectividad mayor, formando parte de una red de relaciones de apoyo mutuo que me permiten confiar en el vecino. El aislamiento forzado nos puede permitir valorar que las relaciones sociales son necesarias para crecer y sentir bienestar. Reguémoslas si queremos que crezcan y florezcan.

Por último, veo los individuos de la comunidad responsables de su devenir y transformación social, más allá de las decisiones de los grupos de poder. Aquí surge otro aspecto clave aportado por la psicología comunitaria: el popular ¨empowerment¨ que significa mejorar tu capacidad de control sobre tu vida. Si le añades que estás pensando en otras personas cuando te auto aíslas antes de que las autoridades políticas lo ordenen, entonces aquí estas transformando la sociedad con tu propia decisión y acción. Este es el tercer aprendizaje.
Cuando trabajo como coach soy consciente del poder personal de mis clientes, así como del poder de transformación que tienen sobre su entorno social. Fruto del coaching, mis clientes se hacen conscientes del impacto que tienen sobre ellos mismos y su alrededor. Solo así los clientes sienten un impacto brutal a nivel interno y externo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master