Perderse

Posted by on jul 11, 2013 in Proceso | 0 comments

laberint

El otro día David, uno de mis clientes, me propuso hacer una sesión de coaching en el Parque del Laberinto y le tengo que agradecer el hecho de llevarme a la experiencia de perderme.

Como era previsible por su espíritu juguetón, me retó a entrar en el Laberinto que da nombre al parque, sabiendo que una de las posibilidades era perderse. Esta experiencia me hizo reflexionar y preguntarme: ¿cuándo nos atrevemos a perdernos en nuestra vida? Quizás la respuesta sea pocas veces o, incluso, nunca.

Las ventajas de perderse son muchas. Una es estar atento al aquí y ahora, a lo que te rodea en el momento presente. Se te agudizan los sentidos, miras de otra manera dónde estás y te haces preguntas que de otra forma no te harías. Es una oportunidad par profundizar desde tu curiosidad y quizás encontrar respuestas. La otra ventaja es que te da la posibilidad de estar contigo mismo, de entrar en un mundo introspectivo que favorece el conocerte internamente e incluso fijarte en tus propios recursos.

Y por último sabes que, por más perdido que estés, en algún momento u otro te encontrarás, así que… mientras tanto… goza de las infinitas posibilidades que te ofrece este viaje.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master