Rellotge arena 2.10Cuando era estudiante universitaria me empezó a fascinar la mitología griega y los conceptos que iba descubriendo. El del tiempo fue uno de ellos y quién diría que años después lo viviría con tanta consciencia en mí y, como coach, lo vería reflejado en mis clientes.

 

En mi afán por observar el devenir de las personas, en general, y de mis clientes de coaching, en particular, me doy cuenta como dos formas distintas de concebir y vivir el tiempo van danzando entre ellas:

Cronos versus Kairós.

 

Si bien he dicho que van danzando entre ellas, para ser fidedigna a la realidad que percibo, debo decir que es Cronos quien suele imponerse como el protagonista del baile. Éste es el tiempo fijado de manera objetiva, cuantitativa y por convención social. Seis minutos son seis minutos para todos, independientemente del lugar del mundo donde estemos.

¿Cuál es la ventaja de Cronos? Que permite ponernos de acuerdo entre unos y otros, fijar límites y precisar objetivos de acción. ¿Cuál es la desventaja entonces? El imponerse en nuestra sociedad como único parámetro para conseguir metas, para llegar a resultados y para tomar decisiones. Y si bien es muy positivo que las cinco sean las cinco para todos y podamos encontrarnos en un café para conversar, cuando debamos tomar una decisión quizás no podamos hacerlo a las cinco. Quizás lo podamos hacer la próxima semana, el próximo mes o, quizás, el próximo año.

Rellotge arena xY aquí es donde se alza el Kairós como el tiempo sabio.

Es el que recupera la pista de baile, para imponer su danza pausada, silenciosa, solemne y detenida.

Es el tiempo propio de cada uno, en el que coincide sabiduría interna con sincronía externa. Y solo el Kairós te posibilita actuar desde el momento presente y oportuno, el que está en plena conexión con tu ser (y no con el hacer). Es por lo mismo que es el más conveniente para tomar decisiones, ya que la intuición emerge de manera natural.

Así, Cronos se impone como el de los objetivos y resultados y Kairós se impone como el de la potencialidad. Sea como sea, es importante que estés atento para que el primero no se  imponga como único protagonista del baile y ceda la pista al segundo cuando sea necesario.

 ¿Y tú, en qué tiempo sueles estar?